...éste es un cuento que hace accesible al lector la realidad tanto de la fragilidad del cuerpo humano como de los lazos afectivos que unen a la familia. El libro tiene su origen en las experiencias de la familia al intentar comprender y aceptar los cambios en su madre y abuela después de que ésta sufre un trastorno cerebral. Sobre el contexto creado por los encantadores dibujos de Durá llenos de colorido y fantasía, la narración explora la gama de emociones de un niño que le llevan de la confusión al enfado y, finalmente, a una mayor comprensión y aceptación. Este libro se enfrenta al hecho de que la vida es frágil pero hermosa y que, aunque las enfermedades y las pérdidas son inevitables, los recuerdos y los lazos familiares perduran, a veces, como en este caso, con gracia y serenidad. La abuelita ha perdido la cabeza es una celebración, tierna y divertida, de la familia, imperfecta pero hermosa.